1479588271_894984_1479594422_noticiarelacionadaprincipal_normal_recorte1

Veni, vidi, vici

Minuto 91: Kelia Vidarte/LaTribunamadridista.com

”Al César, lo que es del César” y al Real Madrid lo que es del Real Madrid. Noche gloriosa para el Real Madrid que salió triunfante del Vicente Calderón, derrotando 0-3 a los hombres de Simeone y dejándoles un amargo sabor de despedida del Vicente Calderón. Un hat trick de un magnífico y reconvertido Cristiano Ronaldo, que vino, vio y venció les ahogó la que iba a suponer la fiesta rojiblanca de despedida.

La jornada 13 de la Liga Santander deparaba un espectáculo y un duelo entre un Atlético de Madrid que quería a aferrarse a la lucha por el título y un Real Madrid que no quería ceder su liderato fácilmente. Un partido en el que los blancos se convirtieron en la mayor pesadilla de los colchoneros. Un Real Madrid impecable, espectacular en todas las posiciones, donde figuras futbolísticas como Isco, Nacho, Bale, Modric y prácticamente todo el equipo brillaron en una noche que quedará en la historia madridista. El mejor Madrid quiso hoy sacar su cara a relucir, el del señorío, el de la elegancia con el balón, el saber estar, el de la lucha, el de los goles, el dueño y señor.

Los hombres de Zidane supieron aprovechar los errores del contrario. En el banquillo asolaban y esperaban Sergio Ramos y Benzema, tocaba poner en funcionamiento otra pizarra, otro esquema (4-4-2) que fuese la medicina del problema de bajas y falta de jugadores clave en el terreno de juego.

La primera parte del encuentro tuvo dueño y señor, el Real Madrid. Fue una exhibición de superioridad técnica, que dejó sin aliento a los atléticos. Un Isco brillante, todo lo bueno nacía de las botas del malagueño. Modric empezaba a hilar jugadas, Marcelo ponía balones y Cristiano empezaba a demostrar quien manda en la capital con su calidad y con su olfato goleador, el portugués como delantero centro se encontraba en su estado de gracia. Así llegó el primer gol (0-1) tras una falta a Lucas, de los pies de Cristiano un tiro libre que se colaba entre la defensa colchonera y al que Oblak no pudo llegar. 

Un Atlético, que aunque estaba muy bien replegado sobre su medio campo, no veía nada claro. Griezmann ausente, Torres sin espacios y negado. El equipo del Cholo se ahogaba en sus dudas, no inventaba, ni tenía capacidad para sorprender. 

Tras el descanso el Atlético se aceleró los primeros minutos, hizo mucho, encaró y robó durante los 10 primeros minutos. La grada enloquecía, veía una remontada, Simeone empezó a mover fichas, quitó a Gabi, metió a Correa y a Gameiro le cedió el lugar de Torres. Pero justo en esos instantes de inspiración llegó la intervención de Modric, clave para los hombres de Zidane, tan pequeño, pero con mucho poderío. Fue así como el Madrid volvió a activarse, jugando despacio, sorteando la escasa presión del Atlético de Madrid. 

El equipo colchonero estaba roto, cansado y de eso se aprovechó el luso. Un saque de puerta de Oblak lo despejó Varane muy fuerte y ahí estuvo Cristiano mucho más rápido que Savic para provocar un penalti y marcar el segundo de la noche (0-2).  El Atlético se vio hecho trizas y Bale aprovechó una contra lanzada por Isco, con una enorme carrera para asistir a CR7 para el tercero (0-3)

El Real Madrid sale así reforzado. Conserva el liderato en Liga con 30 puntos y deja a cuatro puntos al FC Barcelona (26) y a nueve puntos al Atlético de Madrid (21).document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);

About admin