1404374123_extras_noticia_foton_7_1

QUIEN QUIERA A DI MARÍA,TENDRÁ QUE “RASCARSE EL BOLSILLO”

Redacción:Noelia Pinto Cervero-Latribunamadridista

Cuando Di María se fue al Mundial, media Europa preparaba cheques para convencer al Madrid y forzar su salida. Su precio había subido como la espuma en los últimos meses y su espléndida final de Champions le colocaban en los altares del madridismo, que pedía que se frenase su marcha, tantas veces anunciada. Pero ahora, con los grandes del continente rompiendo aquellos cheques y escribiendo mayores cifras en los nuevos, su salida de Chamartín vuelve a la actualidad.

‘El Fideo’ se ha revalorizado en Brasil, demostrando al mundo lo que ya enseñó en Madrid en la recta final de la temporada. Argentina se aferra a él tan fuerte como a Messi para lograr la hazaña de ganar la Copa del Mundo en territorio enemigo. Se ha convertido en el ángel de la albiceleste, a la que salvó a falta de dos minutos del final de la prórroga en el partido de octavos. Con su gol y su entrega dejó maravillados a los cientos de millones de espectadores y a un buen puñado de directores deportivos.

El más caro de la historia
Tanto en esas oficinas extranjeras como en las del Real Madrid se empieza a jugar un Mundial paralelo. Y todas las partes empiezan a darse cuenta de que el precio de Di María se va a disparar. Tanto, que en el Bernabéu confían en que su venta será la más cara de la historia del club, superando los 50 ‘kilos’ que dejó Özil el verano pasado en las arcas blancas con su traspaso al Arsenal. Como ya contó MARCA, la intención del Madrid es la de realizar pocas ventas pero a buen precio y la de Di María es la operación que puede reportar más ingresos al club blanco con su marcha.

Desde el entorno del jugador se ve como una cifra muy importante y que debería ser suficiente la de los 50 millones de euros. Ahora mismo la postura del futbolista es la de salir del Madrid, aunque sabe que cuenta con el respaldo de un Carlo Ancelotti que se desvive por convencer al club de no vender a un jugador que él considera fundamental para su plantilla.

Pero ante el baile de cifras y de posturas hay que tener clara la premisa principal del mundo del fútbol. Que todo cambia de un día para otro. A Di María le quedan, como máximo, tres partidos en el Mundial. Y si continúa en su línea ascendente y termina el campeonato como héroe argentino, a lo mejor esos 50 millones de los que hoy se habla se quedan cortos.

O a lo mejor el Madrid decide escuchar a Ancelotti y no desprenderse de él. Todo puede cambiar, porque el fútbol es así. Pero de lo que no cabe ninguna duda es que Di María es un valor al alza y que PSG, Manchester United, City o Arsenal ya hacen cuentas para sacarle del Bernabéu. Se viene un culebrón veraniego.

About admin