suecia

Los mariachis callaron

Redacción Ana María Ramírez Barajas.

 

El partido de México vs. Suecia, tuvo un antes y un después.

Antes, decíamos que sería injusto que México quedara eliminado, en caso de que Suecia le marcara gol y que Alemania marcara a su respectivo rival Corea del Sur que ya estaba eliminada. No era fácil de comprender si México llevaba 6 puntos muy bien ganados.

Al parecer del seleccionador Mexicano, no hacía falta arriesgar cambiando la alineación que tan buenos resultados había dado.

Lo cierto es que hoy no convencieron. Conforme avanzaba el tiempo, la cosa no pintaba nada bien para México. El primer gol de Suecia, llegaba en el minuto 50′ siendo para los jugadores Aztecas, lo que sería un golpe a la mandíbula para un boxeador. Los dejó tocados.  Y cuando habían transcurrido apenas unos minutos, el árbitro pitó un penalti, que bien hubiera merecido auxiliarse del VAR , pero aquí no dio tiempo a nada. Lo que para mí fue una falsa apreciación del árbitro, sentenció el segundo gol que terminaría anotando el jugador Sueco en el minuto 62′;  y esto fue un verdadero gancho al hígado.

En estos momentos, los mariachis callaron.

La alegría en las gradas, se convirtió en preocupación y silencio sepulcral. Pues los del tri, ni goleaban, ni  demostraban lo chingones que dijo el chicharito que son. Así que la afición dejó de poner sus ojos en el encuentro, para mirar sus teléfonos móviles y revisar cómo iba el marcador de Alemania que jugaba con Corea del Sur; de cuyo resultado dependía el destino de la selección Mexicana.

Por un momento, creí que buscaban vuelos de regreso a México, pues en lugar de entonar el cielito lindo, sentían que en cualquier momento, les tocaban las golondrinas (canción mexicana muy famosa que se canta en las despedidas).

Esos eran los ánimos de jugadores y aficionados, cuando de repente, se escucha celebrar a Suecia un gol que hacía subir el marcador y ponerse 0-3. Solo que estábamos hablando de un autogol del jugador mexicano Edson Álvarez.  Con esta acción, viendo como entraba el esférico en propia portería, fue todo un uppercut.

Perdón que use términos de boxeo pero es que me parecía estar viendo un combate de esos que tienen al rival abatido contra las cuerdas, pidiendo que ocurra un milagro.

Lo que necesitaban era que Toni Kroos, no hiciera una de las suyas, marcando gol en el último instante a Corea del Sur, que nos dejaría totalmente fulminados. Dije dejaría, porque los que quedaron totalmente derrotados, fueron precisamente los campeones Alemanes que no tuvieron suerte o no pudieron contra una Corea que les dejó fuera del Mundial. Los dejó fuera de combate, en la lona y sin capacidad de reaccionar. Difícilmente se repondrán de este resultado que ha sido una derrota histórica.

Así pues, México no convenció, no jugó bien, quedó claramente tocado y tambaleante, pero de pié.

El próximo rival será el poderoso Brasil.  Pero no será la primera vez que se enfrentan y cuando lo han hecho, no siempre ha ganado Brasil.

Hasta aquí mi comentario del encuentro entre México y Suecia.

Les invito a seguir apoyando a la selección mexicana, para que se enfrenten a Brasil con gallardía.

Asi que como diría el chapulín colorado: “que no panda el cúnico” o como diría Cantinflas; ” no se me desavalorinen” y… “nos vemos chatos” hasta la próxima.

¡Vamos México!

 

About Jorge Gómez-Manzanilla