mqdefault

1-2 Buen resultado para que el Bernabeu decida

Jesús F. Ibias

 

Dos partidos muy distintos se han visto hoy en el Allianz Arena de Múnich. Una primera parte en la que el Real Madrid quiso contemporizar, tener la pelota para que no le hicieran daño, pero que se vio superado por un Bayern que, con el ímpetu de una grada abarrotada, tuvo la determinación de atacar el área rival sin contemplaciones. Diez minutos al principio del partido que, de no ser por la buena actuación de la defensa madridista, hubiera marcado el partido a favor de los de Ancelotti. Pasado este primer arrebato futbolístico, el Madrid dominó el partido, no tanto por ocasiones sino mas por juego colectivo. Ocasiones claro que hubo, la más clara, una de Benzema que entre Neuer y el larguero se encargaron de neutralizar. Hasta el minuto 25, donde un saque de esquina puesto al punto de penalti es rematado por Arturo Vidal para poner el 1-0 en el marcador y la alegría en las gradas. El Real Madrid no se vino abajo y siguió atacando con mas posesión que oportunidades, aunque Toni Kroos tuvo el empate con un disparo cruzado que se marcho a la izquierda de la portería.

Pero esto iba a cambiar en la segunda mitad, donde la charla del míster seguro tuvo efecto en los jugadores blancos que salieron muy enchufados a la reanudación. Tanto es así que en el minuto 47, Cristiano Ronaldo remataba de cabeza para poner las tablas en el electrónico, 1-1. Todo había cambiado. Ganas de jugar, ritmo en el pase, subidas y bajadas continúas de los laterales, ocasiones… todo. Si no es por Neuer, hoy el Madrid habría sentenciado la eliminatoria. El Bayern apenas inquietó a Keylor Navas en la segunda parte, y sin embargo el Real Madrid acechó de manera insistente la portería germana. En el minuto 77 Cristiano volvía a batir al portero bávaro con un remate certero que pasó entre las piernas del portero rival. 1-2 y remontada consumada, cosa que años atrás se antojaba imposible en Alemania, con esa racha de años sin siquiera empatar en este país que hoy por hoy esta “dominado”. Y Sergio Ramos fue fiel a su cita con los minutos finales pero, por un cuerpo, estaba en fuera de juego en el remate de cabeza que habría supuesto la sentencia en la eliminatoria. Al final un 1-2 que a un servidor le sabe a poco, le convence, pero que también sabe que nada esta decidido para el martes que viene. Se vivirá otra gran noche europea en Concha Espina, eso seguro.

About Jesus F. Ibias