CRÓNICA: RMA-OSA. Militao quiere la Liga

Redacción: Rubén López / LaTribunaMadridista.com

Imagen: Eurosport

El Real Madrid se mete de lleno en la pelea por la Liga tras ganar por 2-0 al Osasuna en un partido muy complejo. El equipo de Zidane tuvo que picar piedra para llevarse los tres puntos. El conjunto madridista abrió la lata muy tarde. Militao en el minuto 75 puso en ventaja a su equipo y Casemiro en el 79 sentenció el choque. Destacar el partidazo de Antonio Blanco que estuvo magnífico tanto a la hora de elaborar como a la hora de destruir, al igual que Miguel Gutiérrez que en la media hora que estuvo sobre el verde ofreció mucha más profundidad y peligro que Marcelo.

El técnico madridista, Zinedine Zidane, no se guardaba nada para la cita europea del miércoles ante el Chelsea. El francés apostaba por un once muy ofensivo jugando con un 4-2-3-1. Kroos y Modric no salían de inicio para llegar frescos a Stamford Bridge. Hazard era titular en el día de hoy en la media punta. Asensio y Vinícius de los extremos, por lo que Rodrygo, cuando todos apuntaban a que iba a salir de la partida tendría que esperar su momento en el banquillo. El once madridista fue el compuesto por: Courtois; Odriozola, Varane, Militao, Marcelo; Antonio Blanco, Casemiro; Asensio, Hazard, Vinícius y Benzema.

El Chimy Ávila era la principal novedad en el equipo de Jagoba Arrasate. Una alegría para los aficionados del fútbol, después de un año de mucho sufrimiento para el argentino. Manuel Sánchez era el dueño del lateral zurdo en detrimento de Juan Cruz, al igual que Javier Martínez que era una de las grandes sorpresas en la sala de máquinas. La alineación pamplonica era la formada por: Sergio Herrera; Manuel Sánchez, Aridane, David García, Nacho Vidal; Javier Martínez, Torró, Moncayola; Rubén García, Chimy Ávila y Roberto Torres.

El encuentro comenzó muy equilibrado con los dos equipos aproximándose a campo contrario. En el minuto dos Eden Hazard tuvo la primera ocasión del choque. Una buena cabalgada del belga desde campo propio siendo vertical fue culminada por él mismo con un disparo muy defectuoso que se fue muy desviado.

El Osasuna no se dejaba dominar por el Real Madrid, gozando de posesiones largas y llegando con claridad área rival. En el minuto ocho tras recibir un buen pase interior, el Chimy Ávila, que no necesita mucho espacio para armar el disparo probó fortuna desde la frontal con un disparo que atajó Courtois. El equipo de Zidane no se sentía a gusto sobre el verde ante un Osasuna muy bien plantado sin generar sensación de peligro, además ante el buen sistema táctico planteado por el conjunto rojillo, el conjunto madridista solamente conseguía ocasionar peligro a través de disparos lejanos, prueba de lo incómodo que estaba el conjunto blanco.

En el minuto 22 era nuevamente el conjunto rojillo quien iba a gozar de una nueva ocasión. Manu Sánchez tras recibir un buen pase al espacio, ganó línea de fondo para colgar un centro que terminó envenenándose, pero Courtois estuvo muy atento para despejar el balón con una buena mano.

No obstante, ante el poco “punch” que tenía el Madrid en sus ataques, los centros laterales fueron la mejor alternativa para ocasionar mucho peligro en la zaga visitante. En apenas cuatro minutos el equipo de Zidane gozó de cuatro ocasiones muy claras para abrir la lata. En primer lugar, en el minuto 23 un buen balón colgado por Odriozola fue peinado por Hazard para Benzema al segundo palo, pero la volea del francés se fue muy desviada en una buena posición. Luego en un saque de esquina botado en corto fue a parar a Marcelo que puso un magnífico envío para Hazard que remató en semifallo con el interior, pero Sergio Herrera estuvo providencial para sacar una manopla a córner. En el mismo saque de esquina botado nuevamente en corto, Asensio puso un buen balón colgado al área para Militao que conectó un buen testarazo, obligando a Herrera a hacer una parada muy meritoria. La última aproximación madridista tuvo otra vez como protagonista a Militao conectando un cabezazo muy centrado tras una gran asistencia de Antonio Blanco.

El torrente de ocasiones madridistas no tuvo recompensa para el equipo de Zidane. Mala fortuna para el combinado local que tenía que seguir remando en busca del primer tanto del encuentro. Después del inicio dubitativo del Madrid que le costó arrancar, los merengues se hicieron con el control total del partido y el Osasuna ya no conseguía pisar las inmediaciones de Courtois. Con el resultado de empate sin goles se llegaba al intermedio.

La segunda parte comenzó con un ritmo muy bajo y con la sustitución de Nacho por Varane. El francés se retiró del campo por molestias, un contratiempo más para el equipo merengue en una temporada para olvidar en cuanto a las lesiones. El Real Madrid no tenía claridad de tres cuartos de campo para adelante. Hazard era el único que cuando tocaba el balón era el que tenía más peligro, pero sus apariciones eran muy intermitentes. El que suele hacer jugar bien al Madrid y desahogar el juego de su equipo, Karim Benzema en el día de hoy estuvo muy desafortunado y el equipo de Zidane lo notó mucho.

El Osasuna estaba mucho más replegado que en la primera mitad, sin generar ningún peligro salvo en un contraataque que pilló al Real Madrid en “bragas” con un dos para cuatro, pero el conjunto pamplonico lo gestionó de la peor manera posible con un disparo de Moncayola lejano muy potente que despejó Courtois. No obstante, el Real Madrid solamente lograba generar peligro a balón parado, la mejor arma para hacer daño en partidos tan atascados. Militao estuvo muy cerca de aprovechar un libre directo de Asensio con una volea, pero su disparo se fue arriba.

El buen entramado defensivo del equipo de Arrasate complicaba mucho al Real Madrid que estaba muy espeso con balón sin encontrar ningún resquicio en la defensa visitante. El Osasuna cerraba todos los espacios por dentro, por lo que el equipo de Zidane debía volcar el juego por los costados, pero ni tanto Vinícius ni Marcelo ni Asensio conseguían ofrecer profundidad a su equipo. En el minuto 63, Zidane consciente de la dificultad de su equipo para encontrar el tanto llevó a cabo un doble cambio. Rodrygo y Miguel Gutiérrez entraron en sustitución de Marcelo y Vinícius.

La entrada tanto de Rodrygo como de Miguel dieron otro aire al equipo ofreciendo mucha más mordiente y profundidad que los que abandonaron el terreno de juego. Rodrygo en el primer balón que tocó estuvo a punto de abrir la lata. El brasileño realizó una buena internada siendo vertical, donde después de superar a su adversario armó un disparo que se fue lamiendo el poste de Herrera.

El Real Madrid parecía dar un paso al frente en busca de la victoria. Finalmente, en el minuto 75 a balón parado encontró el tanto. Un saque de esquina botado por Isco fue rematado por Militao conectando un gran testarazo imparable para Herrera. Al Real Madrid le costó “Dios y ayuda” abrir la lata, no obstante, cuando se marca el primero, el segundo viene solo y así sucedió. Cuatro minutos más tarde, Benzema inició una cabalgada para asistir a Casemiro que hizo un control muy malo y largo, pero la mala salida de Hererra propició que ese mal control se convirtiera en el segundo tanto del choque.

En el tramo final del encuentro el equipo de Zidane tuvo la oportunidad de anotar el tercero. Isco tras recibir un buen pase de Rodrygo dentro del área, realizó una perfecta maniobra para plantarse solo en una magnífica posición, pero su disparo salió fuera. Fallo incomprensible conociendo el talento del jugador de Arroyo de la Miel. Con el resultado de 2-0 se llegó al término del partido.

Tres puntos vitales para el Real Madrid para seguir creyendo en el doblete y encarar de la mejor manera posible el partido trascendental del miércoles ante el Chelsea.

About Jorge Gómez-Manzanilla

Deja un comentario