CRÓNICA: RMA-CHE. Todo se decidirá en Stamford Bridge

Redacción: Rubén López / Latribunamadridista.com

Imagen: ABC

Empate a uno entre Real Madrid y Chelsea en el partido de ida de semifinales de Uefa Champions League. Con este resultado todo se decidirá en el partido de vuelta en Stamford Bridge. El Real Madrid sigue vivo después de una primera parte nefasta del equipo de Zidane, donde el Chelsea fue muy superior gozando de múltiples ocasiones, pero las grandes actuaciones de Militao y Courtois sostuvieron a su equipo. El autor del tanto madridista fue Benzema mientras que el gol “blue” fue obra de Pulisic.

El técnico madridista, Zinedine Zidane, apostó por el esquema de 3-5-2 tal y como comentamos en la previa. Nacho, Militao y Varane ejercieron de centrales mientras que Marcelo y Carvajal actuaron como carrileros. En ataque sería Vinícius el acompañante de Karim Benzema. El once madridista fue el compuesto por: Courtois; Carvajal, Nacho, Varane, Militao, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; Vinícius y Benzema.

En el once del técnico “blue”, Thomas Tuchel, hubo varias novedades sobre todo en defensa, Azpilicueta ocupaba la demarcación de carrilero en detrimento de Reece James. Además, Christensen que no estaba gozando de muchas titularidades actuaba de central en la defensa de tres. En la mediapunta, el estadounidense, Pulisic era la principal sorpresa cuando Ziyech estaba siendo de la partida en los últimos encuentros. La alineación del Chelsea fue la formada por: Mendy; Azpilicueta, Christensen, Thiago Silva, Rudiger, Chilwell; Kanté, Jorginho; Pulisic, Mount y Werner.

El encuentro comenzó con un Chelsea superior y dominador llevando todo el peso del partido ante un Real Madrid insólito e impropio de las grandes noches europeas con el pase a la final en juego. Fruto del mejor inicio del conjunto londinense llegaron las primeras aproximaciones visitantes. En el minuto nueve una pérdida de Casemiro por un taconazo en el centro del campo, propició el contraataque “blue” con Mount a los mandos con una gran cabalgada para poner un gran balón al segundo palo para Pulisic, sirviendo el balón con un cabezazo en bandeja de plata para Werner, pero con todo a favor el alemán se confió ante Courtois que sacó un pie majestuoso.

El Chelsea generaba mucha sensación de peligro con Mount, Kanté y Pulisic tres jugadores que cada vez que tenían el balón eran muy verticales provocando mucho daño a la zaga local. En el minuto 14 llegó el primer gol del equipo de Thomas Tuchel, recompensa a su mejor puesta en escena. Un buen balón largo de Rudiger a la espalda de los centrales al desmarque de Pulisic dejó solo al estadounidense que tras el despiste de los defensas que no encimaron al jugador, consiguió regatear a Courtois y con todo a favor puso el 0-1 en el electrónico.

Hubo que esperar hasta el minuto 22 para ver la primera ocasión de peligro del equipo de Zidane. Una genialidad de Benzema casi pone el empate a uno, después de sacarse un disparo lejano que sacudió el poste.

A pesar de la ocasión local, el Real Madrid seguía muy desconectado, estando muy mal colocado sobre el verde, sin conseguir tener el balón para descansar, defenderse con éste y de esta manera frenar el ímpetu del equipo inglés. Kroos y Modric no lograban aparecer, lo que hacía que su equipo sufriera. El Real Madrid no tenía ningún argumento para generar peligro al Chelsea, ya que a la hora de atacar solamente eran Benzema y Vinícius los efectivos para generar daño a la zaga “blue”. Ni Carvajal, ni Marcelo dieron profundidad al equipo por las bandas y ni Casemiro, ni Kroos, ni Modric conseguían llegar de segunda línea.

No obstante, cuando peor lo estaba pasando el equipo de Zidane, salió la vena del Madrid en Champions. Al Chelsea le sucedió como dice el dicho “cuando perdonas la pagas”, ya que después de perdonar una y otra vez, cuando el Real Madrid estaba muerto aprovechó una jugada aislada para poner el empate. Los merengues tienen más vidas que un gato en su competición. El Real Madrid resurgía de las cenizas y resucitaba con un tanto de Benzema a la salida de un córner. Un saque de esquina botado por Kroos en corto, donde el balón finalmente cayó a Marcelo en el vértice del área para sacar un gran balón al segundo palo para su compatriota Casemiro, que cabeceó para Militao, jugada de cariocas, donde finalmente Benzema mejoró la jugada, como siempre, con un gran control de cabeza para acomodarse el balón y fusilar a Mendy con una gran volea. El tanto dio vida a su equipo y confianza en un momento complicado del partido.

El gol supuso un soplo de aire fresco para el Real Madrid. En el minuto 31 nuevamente el equipo local gozó de una buena ocasión para dar la vuelta al marcador. Toni Kroos desde la frontal en una posición un poco escorada armó un gran disparo al palo largo, pero se fue bastante desviado.

El Chelsea seguía generando mucha sensación de peligro al contraataque, aprovechando todos los errores del equipo madridista. En el minuto 40 el equipo de Tuchel gozó de una nueva ocasión teniendo como protagonista a Werner, donde después de recibir un buen balón al espacio finalizó la jugada con un disparo defectuoso al lateral de la red. Con el resultado de empate a uno se llegó al intermedio. Buen resultado para el Real Madrid por lo reflejado sobre el verde, donde el equipo londinense fue muy superior en todos los aspectos.

La segunda parte comenzó mucho más equilibrada con un Real Madrid mucho más compacto y equilibrado. La charla de Zidane en el vestuario surtió efecto y las modificaciones tácticas hicieron ver a un equipo mucho más reconocible. El conjunto madridista estuvo mucho más junto, más replegado cerrando todos los espacios al equipo inglés con el objetivo de no hacer correr al Chelsea, ya que toda la sensación de peligro que generaba el equipo de Thomas Tuchel era a través de transiciones rápidas. Como consecuencia se vio una segunda parte mucho más cerrada, donde tanto el Chelsea como el Real Madrid no consiguieron pisar área contraria y poner a prueba a los porteros.

En el minuto 65 ambos técnicos hicieron cambios con el objetivo de buscar el gol. Zidane cambió a Vinícius por Hazard, pero el belga pasó totalmente desapercibido durante su estancia sobre el verde. Tuchel introdujo un triple cambio para dar aire fresco y buscar el tanto que supondría un duro golpe para la eliminatoria. Havertz, Ziyech y Reece James sustituyeron a Werner, Pulisic y Azpilicueta.

Los cambios hicieron mejor al Chelsea que recuperó el peso del partido, ya que lo había perdido en los últimos minutos. No obstante, a pesar de la mejoría del equipo londinense con los tres cambios no consiguieron crear peligro sobre la meta de Courtois. Únicamente, una falta al borde del área en el 78 lanzada por Ziyech que fue atajada sin excesivos problemas por Courtois.

El Real Madrid acabó mucho mejor el partido acorralando al Chelsea en su área. En el 86 Kroos tuvo una gran ocasión para poner el 2-1 con un gran disparo desde la frontal que fue taponado por la zaga “blue” a saque de esquina cuando parecía que podía poner en serios aprietos a Mendy. En el córner, el equipo de Zidane se pudo poner nuevamente en ventaja. Varane remató la jugada a balón parado, pero Chilwell taponó su disparo nuevamente a saque de esquina. Con el resultado de 1-1 se llegaría al término del encuentro.

About Jorge Gómez-Manzanilla

Deja un comentario