1573052280_818107_1573072634_noticia_normal

Rodrygo se da un festín en el Bernabéu

Redacción: Miriam Sanz

Tan solo 4 minutos de partido ha necesitado Rodrygo para poner el Bernabéu en pie.

El primer gol del brasileño ha llegado en el minuto 4, pero ha podido ser en el 1’ o en el 2’, ya que ha empezado muy activo y con muchas ganas de querer hacer algo grande (algo que se intuía). Tres minutos después, en el 7’ ha caído el segundo, y como no, lleva también la firma del brasileño.

Muy bien el Madrid, que a los 15 minutos de partido ya llevaba 3 goles a favor. El tercero ha llegado de penalti lanzado ‘a lo Panenka’ por el capitán  Ramos, que se ha atrevido y le ha salido bien, aunque han faltado milímetros para que el balón se estrelle en el larguero.

Conforme han ido pasando los minutos, la alegría de los aficionados del Madrid se iba reflejando  en sus caras. Pues han sido testigos de un gran juego, de un Rodrygo desatado y de una banda izquierda espectacular con  Marcelo y Hazard; de sus botas han salido las jugadas más bonitas del partido.

Ha sido una primera parte brillante, en la que los turcos sólo han tenido oportunidad de defenderse, y para hundirse más, ha llegado el cuarto en el minuto 45. Gol de Benzema con una gran asistencia de Rodrygo ¡qué ‘jogo’ más bonito del brasileiro!

La segunda parte en el Bernabéu ha empezado como acabó: con el Madrid muy energético y una presión asfixiante para el rival.

Los de Zidane no dan oportunidad a los turcos de hilar alguna jugada, que únicamente pueden defenderse (como pueden).

En el minuto 75 el palo de la portería del Galatasaray frenó el asedio del Madrid. El quinto estaba al caer. Llegó 7 minutos después gracias a un gran gol de Benzema, que ya supera a Di Stéfano.

Tan solo dos minutos ha añadido el colegiado, pero suficientes para que Rodrygo culmine con un hat-trick (92’) una noche fascinante.

¡Qué Madrid más bonito se ha visto!

6 goles para espantar fantasmas y para dejar muy encaminada la clasificación.

 

¡Halá Madrid y nada más!

 

About Jorge Gómez-Manzanilla

Deja un comentario