OLD TRAFFORD, SIGUIENTE ESTACIÓN HACIA WEMBLEY

LA PREVIA: JORGE GÓMEZ-MANZANILLA/MANCHESTER-TRIBUNAMADRIDISTA

Llegó la hora de la verdad, la verdadera competición que interesa al Madrid, la Champions League, el objetivo del “Mouteam, versión III”, lo que marcará el devenir de la temporada en su recta final y de José Mourinho que de seguir en el club tiene que ser con la décima bajo el brazo o de no continuar, si lo haace por voluntad propia pero ganando la décima, entrenaría en el “olimpo de entrenadores madridistas”, Miguel Muñoz, Jupp Heynckes y sobre todo, Vicente Del Bosque.

Todos ellos, campeonísimos de Europa con el Madrid, todos ellos entrenadores recordados por ganar la Champions, por ganar la Copa de Europa que tanto gusta al Madrid y que ha hecho verdaderamente grande al equipo merengue y a su vez, el equipo madridista ha hecho grande a esta competición conquistando seis entorchados cuando la llamada Copa de Europa tenía apenas diez años de existencia.

La ” conquista de la décima” parece resistirse, no tanto como la séptima (fueron 32 años) pero sí lo suficiente (once años), para que el madridismo lo desee como deseó aquella maravilla de “Copa de Orejones” conquistado el imborrable 20 de mayo de 1998 en el “Amsterdam Arena” ante la Juventus de Turín, la séptima de Pedja Mijatovic.

Luego llegó la octava y la novena y sobre todo, la octava fue especial ya que con un Madrid tocado en liga (igual que éste a pesar de noquear el sábado al Barcelona 2-1), todos sus objetivos pasaban por la Champions League y por un encuentro de vuelta en Old Trafford donde los blancos estaban obligados sino a ganar si a empatar a goles, casi igual que en esta ocasión, para seguir vivos en la máxima competición continental. Y fue entonces cuando este Madrid históricamente cumple y cumplió, con Redondo regalándonos el “taconazo” de la champions y Raúl, otra noche especial y a la espectacular, con un “hat -trick” propio de uno de los más grandes como es el “7” del madridismo.

Trece años después de aquello, los blancos, hoy de verde en Old Trafford, deberán noquear al finalista en tres ocasiones de las últimas cinco ediciones, en dos salió derrotado contra el Barcelona (2009 y 2011) y en la otra, la primera de todas y con CR7 en las filas inglesas (2008), conquistaron la segunda champions de la era Fergusson, en una taquicárdica tanda de penaltis ante el Chelsea.

Deportivamente, el (1-1) de la ida obliga al Madrid a arriesgar y a marcar, algo que no parece complicado pues lo ha hecho fuera del Bernabeu siempre con José Mourinho en el banquillo, 15 partidos consecutivos, algo que además, ha confirmado Fergusson, otro gran estratega que reconoce que tanto Madrid y Manchester United marcarán, una lluvia de goles que teóricamente beneficia al Madrid.

Un día especial para CR7 que quizás desde que está en el Madrid y salvo las visitas al campo del Español en liga, ha recibido halagos y piropos de su antigua afición, su ex entrenador y sus ex compañeros, una estrategia sin duda, que no gusta a Mou que prefiere un ambiente hostil para el luso que se hace grande en territorio enemigo (en el Camp Nou ha marcado en sus seis últimos clásicos) y que de marcar hoy, esperemos que lo haga, no celebrará el tanto por respecto al United, tal y como hizo con su golazo de cabeza en el partido de ida y que significó el (1-1), a la postre resultado final.

El contragolpe arma mortífera del Madrid y del United es la llave de los cuartos, una llave que el Madrid buscará desde el inicio con el mismo once que saltó al Camp Nou con la única duda de Pepe o Higuain ya que la entrada del portugués en el mediocampo junto a Khedira y Xabi Alonso, además de dar mayor libertad a Alonso y Khedira y propiciar una mayor fluidez, verticalidad y profundidad a la hora de buscar rápidos contragolpes tanto a Cristiano Ronaldo como a Di María darían una mayor seguridad defensiva y taponarían cualquier intento de contragolpe inglés en busca de sus dos rápidos delanteros, Van Persie y Rooney, todo ello, sacrificando a los dos “9” del equipo, Benzema y sobre todo, Higuain, titular en el Camp Nou y que parece haber recobrado la ilusión y la titularidad en el once de Mou.

Por su parte, el Manchester United condicionado por la baja por lesión de Phil Jones en el mediocampo dando entrada bien a Kagawa o bien al veterano Giggs, querido por todos (incluido la afición rival que le aplaudió en el Bernabeu en la ida a su entrada al terreno de juego), una pieza clave para intentar llevar a cabo, el mismo arma mortífera que el Madrid, rápidos contragolpes a busca de sus depredadores del área y marcar los máximos goles posibles, en una ” lluvia de goles”, esperemos que los haya que a priori, favorece al Madrid, más matador y más goleador que el Manchester United pero que sobre todo, favorece al espectador que verá hoy, un “partidazo” de champions que podría haberse repetido en la finalísima de Wembley, una final anticipada entre dos de los más grandes de Europa pero donde sólo puede quedar uno y ese debe ser el Real Madrid ya que el sueño de la décima, como ocurrió con la segunda y la octava, pasa por Manchester y por el “Teatro de los Sueños”. Manchester, parada obligada hacía la décima de Wembley. HALA MADRID

About Jorge Gómez-Manzanilla

Comments are closed.