NADAL TUMBA A FEDERER Y SE MEDIRÁ CON BERDYCH EN SEMIS DE INDIAN WELLS

REDACCIÓN: ESPN DEPORTES/LATRIBUNAMADRIDISTA

Hubo demasiada expectativa en la previa y luego la realidad no mostró un gran partido. El español Rafael Nadal, 5º favorito, fue mucho más sólido y consistente que el suizo Roger Federer, Nº 2 del mundo. Por eso el duelo de ex reyes del circuito ATP quedó en manos del primero por 6-4 y 6-2, en un choque en el que el helvético se mostró estático debido a una molestia en la espalda, por los cuartos de final de Indian Wells.

Casi un año exacto había pasado desde el anterior enfrentamiento entre ambas figuras, justamente en el mismo torneo, el Masters 1000 de Indian Wells, aunque por las semifinales en el cemento de este tradicional certamen en el desierto californiano, aquella vez con triunfo de 6-3 y 6-4 del papá de mellizas.

La dolencia física de Federer, que se resintió en su segundo partido en este campeonato, frente al croata Ivan Dodig, fue evidente porque le quitó movilidad y soltura a los movimientos del suizo, récordman mundial de títulos de Grand Slam, con 17.

En cambio, Nadal, que estuvo inactivo más de siete meses en el circuito por una lesión en la rodilla izquierda post-Wimbledon, volvió bien y fue levantando su nivel en la gira latinoamericana de arcilla, con la final que logró en Viña del Mar y después los títulos de San Pablo y Acapulco.

El manacorense le imprimió agresividad a su juego desde el comienzo y se llevó el primer punto con una gran zurda a la esquina, a la que no llegó Federer, pero el suizo mantuvo el control frente a un rival contundente y con escasas fisuras.

El número cinco del mundo avisó de sus intenciones y, con igualdad de 2-2, tuvo la primera bola para romper el saque de su rival. No lo consiguió entonces, pero obtuvo dos más con 3-3 y ahí ya no perdonó.

Para entonces, ya era evidente que por muchos kilómetros que le falten a las rodillas del español, a Federer no le iban mucho mejor las cosas y que había visto tiempos mejores en su dolorida espalda, que le impedía moverse con la agilidad deseada y poder sacar y pegar el revés sin problemas.

El helvético se caracterizó por un juego no agresivo y punzante, como es su costumbre, buscando drops, evitando desplazamientos largos y cometiendo numerosos errores no forzados. Nadal tuvo dos bolas de set que no pudo concretar con el saque del helvético, pero cuando fue su turno dispuso de dos pelotas decisivas más y ahí concretó el primer paso hacia la victoria.

A pesar de los 4 aces del suizo, Nadal dominaba con 11 golpes ganadores y 8 errores no forzados, la mitad que el número dos del mundo. Federer no disfrutó de un solo punto de rotura en ese parcial y finalmente se quedó con las ganas de intentar retener el título logrado en Indian Wells en 2012.

Favorecido por la situación, Nadal no se detuvo y abrió fuego en el segundo set con una nueva rotura de saque para colocarse rápidamente 3-0. La cara del español, dueño de 7 coronas en Roland Garros y un total de 11 en los Grand Slam, mostraba una gran satisfacción, pero también el conocimiento del estado de su eterno adversario.

En ese momento, Federer logró su primera oportunidad de romper el servicio de Nadal, neutralizada por el español con un potente saque. Obtuvo una más a continuación y al fin llegó el anhelado “break” para el perdedor, que así recortó la desventaja (2-3).

Fue, igualmente, sólo una insinuación de reacción, que quedó en eso. Nadal se mantuvo firme y continuó el acoso con esa zurda cruzada o con su revés paralelo, forzando alto sobre el revés de una mano de Federer. El balear se mostró sin piedad con la tercera opción de ruptura en el set y se colocó 5-2.

Llegado el momento decisivo, se llevó el juego con claridad y le puso su firma a un resultado que supone una enorme inyección de moral. No sólo para la semifinal, sino para su futuro. Así, Nadal, dos veces campeón en Indian Wells, dejó afuera a un Federer que logró cuatro títulos en dicho certamen, que se marchó triste, cabizbajo.

Ahora, el duelo personal favorece a Nadal por 19-10 frente a Federer y quedaron 6-6 en canchas de cemento. Fue, además, el primer encuentro en el que se enfrentaron en la instancia de cuartos de final de un torneo ATP.

Nadal enfrentará el sábado, en semifinales, al checo Tomas Berdych (6° cabeza de serie), quien superó por 6-4 y 6-4 al sudafricano Kevin Anderson, 37° del ranking mundial y único no preclasificado que estaba en carrera. El español supera 12-3 a Berdych en los enfrentamientos oficiales y se impuso en los 11 últimos.

 

About Jorge Gómez-Manzanilla

Comments are closed.