rm basket

Los troleos arbitrales y una mala primera impiden la quinta Copa consecutiva del LasoTeam

Redacción: realmadrid.com
El Real Madrid cayó ante el Barcelona en la final de la Copa del Rey pero lo hizo con honor. A pesar de que no tuvo su día en el tiro y de encajar un parcial de 52-31 entre el segundo y el tercer cuarto que le llevó a estar 18 abajo, nunca se dio por vencido y luchó hasta el segundo final por la remontada. Y a punto estuvo de conseguirlo pero el tiro decisivo no entró y los posteriores palmeos de Taylor, que fue objeto de una clara falta de Claver, y Rudy tampoco. Carroll, con 18 puntos, y Thompkins, con 17, fueron los máximos anotadores del conjunto blanco, que sigue siendo el dominador de esta competición en la última década con cinco títulos.

La final comenzó con unos primeros ocho minutos parcos en anotación fruto de la tensión y la intensidad con la que saltaron ambos equipos a la cancha. El Madrid solo sumaba de tiro libre, con un gran acierto desde la línea de personal (ocho de Doncic) que le permitía junto a una defensa agresiva ir por delante en el marcador (14-13, min. 8). Fue otra vez la entrada de Rudy la que rompió la igualdad. Robo y mate en su primera acción para encadenar un 7-0 (Thompkins, 5 puntos), solo cortado por Ribas, el mejor de los azulgranas en el primer cuarto (21-15, min. 10).

El Madrid, incómodo en ataque
La defensa del Barcelona marcó el segundo cuarto. Impidió que el Madrid desplegara su juego y sin acierto en el triple (2/10) no logró abrir el entramado defensivo de los de Pesic, que llevaron el partido al plano físico y ritmo pausado. Poco a Poco, con Ribas y Tomic ganando sus duelos directos a los madridistas y el pívot croata cargando de faltas al juego interior blanco (reapareció Ayón tras tres meses lesionado), fueron tomando la iniciativa del encuentro hasta el 34-40 del descanso.

EL MADRID VOLVERÁ A LA COMPETICIÓN EL VIERNES 23 CON EL CLÁSICO DE EUROLIGA EN BARCELONA.

El segundo tiempo arrancó con un 11-1 en contra para los blancos, que dejaba el marcador en 35-51 en el minuto 23. El Barcelona dominaba el rebote y anotaba de tres en tres, mientras que el Madrid no tenía continuidad en un ataque con bajos porcentajes de tiro. Aun así y con 18 abajo (40-58, min. 27), no bajó los brazos e intentó paliar el lastre del tiro con una actitud encomiable para seguir en el partido (52-67, min. 30).

Increíble final
Carroll empezó a meterlas desde fuera. Tres triples suyos y una alternancia de defensas colocaban a los blancos por debajo de los diez de desventaja después de un tremendo esfuerzo, remando siempre a contracorriente y sobreponiéndose a un Barcelona que respondía con canastas, casi siempre de Tomic o Hanga, que cortaban la remontada. Nunca dejó de creer el Madrid y Thompkins, con dos triples en el último minuto puso el 90-92 a 15 segundos para el final. El Barcelona veía peligrar la victoria. Oriola falló los dos tiros libres a 11 segundos. Doncic capturó el rebote y el balón le llegó a la esquina a Causeur. El francés no acertó con el triple ni tampoco Taylor, que fue objeto de falta, ni Rudy con sus palmeos y el triunfo se fue para Barcelona (90-92, min. 40)

About Jorge Gómez-Manzanilla