1568557442_028836_1568558201_noticia_normal

La crónica: Y por segunda vez… ¡SOMOS CAMPEONES DEL MUNDO! (75-95)

Redacción: Francisco Calvo Ortiz / Imágenes: AS

Baño español de principio a fin bajo la batuta del MVP del torneo, Ricky Rubio, a una Argentina muy lejos del nivel que ha mostrado durante el torneo. La selección nacional de baloncesto se proclama campeona del mundo por segunda vez en su historia tras el oro conseguido en Japón en 2006. 

Pekín, 15 de septiembre de 2019. Otro lugar y otra fecha que se unen a lo vivido en Saitama aquel 3 de septiembre de 2006, cuando España logró su primer y único oro en un Mundial de Baloncesto. Único oro mundial hasta hace unos minutos. La selección española de baloncesto de Sergio Scariolo se ha proclamado campeona del mundo con una clase magistral de baloncesto ante Argentina. A pesar de comenzar la competición con algunas dudas, la furia del dragón ha aparecido cuando más se pedía. Con la euforia de la victoria en el histórico partido ante Australia en semifinales aún en el ambiente, España no dio ninguna opción a su rival en toda la final. Un verdadero clínic el que han recibido los Scola, Campazzo, Laprovittola y compañía. Ricky Rubio, MVP del torneo, ha dirigido a un equipo en el que también han deslumbrado los hermanos hernangómez y Rudy Fernández, también claves en esta final. Otros jugadores como Sergio Llull y Marc Gasol, a pesar de no haber destacado tanto como ante Australia, han obtenido también unas puntuaciones altas.

Parecía que España aun no había terminado las agónicas prórrogas frente Australia porque comenzó el partido con el mismo ritmo. A los cuatro minutos de comenzar el partido España ya se había puesto 2-12 en el marcador y el técnico argentino vio la que se le venía encima, por lo que pidió el primer tiempo muerto del partido. Parece que surgió efecto este parón para los argentinos porque tras él transcurrieron los únicos minutos en toda la final en los que España tuvo un pequeño lapsus. Un parcial de 11-0 para Argentina a falta de 2:20 para el final del primer cuarto metía a la albiceleste en el partido. No se supo más de la selección sudamericana. España despertó y consiguió irse al segundo cuarto con una ventaja de nueve puntos (14-23).

El segundo cuarto fue un monólogo que confirmó lo que sería el partido. Dos triples consecutivos de Rudy y un canastón de Willy Hernangómez ponían a España con una ventaja de 17 puntos cuando apenas había comenzado el segundo asalto. Laprovittola, el mejor jugador argentino sobre la cancha, anotó siete puntos seguidos y puso a su selección un poco más cerca pero los jugadores españoles ya habían tenido el aviso del primer cuarto con el parcial de 11-0 y no quiso que se repitiera la historia. 31-43 al descanso y un dato que decía mucho del trabajo de España en el partido: Luis Scola no había anotado aun ningún punto a lo largo de dos cuartos completos y otros jugadores claves como Laprovittola o Campazzo tampoco habían sido importantes durante la primera mitad de la final.

Tras el descanso, España seguiría aumentando su renta y llegó a ponerse con una ventaja de nada más y nada menos que 22 puntos. Dos triples seguidos de Gabriel Deck, el máximo anotador del partido, y de Campazzo dieron un toque atención a Scariolo, que no se lo pensó para pedir el tiempo muerto. Sería a falta de 3:30 para finalizar el tercer cuarto cuando la estrella argentina Luis Scola inaugurara su casillero de puntos con dos tiros libres. Finalmente se quedó en ocho, con tan sólo una canasta anotada en juego.

España afrontaba el último cuarto del Mundial con una ventaja de 19 puntos. Sólo un milagro privaría a los nuestros de llevarse la segunda copa del mundo de su historia. Y ese milagro, por desgracia para Argentina, nunca llegaría. Willy se salió en los últimos diez minutos, Llull apareció más que nunca en el partido y Ricky seguía a lo suyo. Argentina estaba desesperada viendo como su desventaja cada vez iba a mayor. A falta de poco menos de dos minutos, Sergio “el Oveja” Hernández entregaba la final y retiraba de la pista a Campazzo y Luis Scola, que se marchaba con lágrimas en los ojos. Y después de un triplazo de Ricky, Scariolo premiaba a tres de los héroes de las ventajas como Beirán, Rabaseda y Colom, que por supuesto también son campeones del mundo y merecían unos instantes de protagonismo en la final. Un triple del argentino Lucio Redivo y una última canasta de Willy serían las últimas acciones del partido. A falta de ocho segundos, Quino Colom agarraría el balón y no lo soltaría, el banquillo español se fundía en abrazos interminables y la cuenta atrás corría hasta que sonó la bocina del pabellón. Argentina 75 – 95 España. La selección española certificaba su segundo oro en un Mundial de baloncesto con veinte puntos de diferencia ante su rival en la final.

Una gesta histórica que han logrado Ricky Rubio, Sergio Llull, Pau Ribas, Juancho y Willy Hernangómez, Rudy Fernández, Víctor Claver, Pierre Oriola, Marc Gasol, Quino Colom, Xavi Rabaseda y Javier Beirán bajo el mando de Sergio Scariolo y todo su equipo técnico, sin olvidar a los jugadores que participaron en las ventanas. Ya son parte del deporte español junto a aquel plantel que en Japón nos hicieron campeones del mundo por primera vez hace trece años.

Rudy Fernández lloraba de emoción, cortaba la red de la canasta y levantaba como capitán de la selección española la copa del mundo, la segunda que tendrá España en las vitrinas del baloncesto nacional. No podía ser de otra forma y el guión fue calcado al de 2006, con dos semifinales agónicas y dos baños de oro en dos finales para la historia.

España es campeona del mundo… otra vez. ¡Felicidades campeones!

 

FICHA TÉCNICA

Argentina (14+17+16+28): Luis Scola (8), Facundo Campazzo (11), Nicolás Brussino (8), Marcos Delía (2), Patricio Garino (0); Gabriel Deck (24), Nicolás Laprovittola (17), Luca Vildoza (2), Fjellerup (0), Gallizzi (0), Lucio Redivo (3) y Caffaro (0).

España (23+20+23+29): Rudy Fernández (11), Ricky Rubio (20), Juan Hernangómez (11), Marc Gasol (14), Pierre Oriola (6); Sergio Llull (15), Víctor Claver (2), Willy Hernangómez (11), Pau Ribas (5), Quino Colom (0), Xavi Rabaseda (0) y Javier Beirán (0).

 

About Jorge Gómez-Manzanilla