TT

JESÉ,IMPRESIONA A TODOS

Redacción:Noelia Pinto Cervero-Latribunamadridista

Jesé presionó como aprendió a hacerlo en los últimos meses, provocó el error de Oier en la entrega, el balón le llegó a Benzema y este cedió para Cristiano, que en vez de chutar, asistió, noticia, al canario, quien no perdonó ante Riesgo. Era su noche y no decepcionó. Marcó Jesé, porque gol siempre tuvo, y bien que jugó, porque es un jugón.

Carlo Ancelotti por fin apostó por el sub 21 después de su colección de méritos en los últimos partidos. El miércoles no hubo dudas cuando el italiano repartió los petos en el entrenamiento. Y ayer el canario disfrutó de su primera titularidad en una noche con sustancia. Las tres anteriores fueron contra el Galatasaray, con la clasificación lograda, y ante un Segunda B, el Xàtiva.

El talento insular hizo un partido notable. Cuando el balón pasaba por sus pies el Bernabéu barruntaba que algo podía suceder. Como demostró nada más arrancar el partido, en el 4’, cuando en una jugada tiró dos caños consecutivos, uno de ellos en pase a Benzema, que no llegó. Poco después protagonizó una de las jugadas de la noche, volando a por un balón en profundidad procedente de Cristiano. Jesé tocó pelota antes del impacto con Riesgo, que llegó a despejar.

El árbitro pitó penalti, que no era, pero rectificó para acabar amonestando, inexplicablemente, al madridista. Jesé no daba crédito. De hecho, acto seguido, tras el gol de Benzema, fue el único compañero que no acudió a celebrar el tanto en la piña con el galo. Se fue directo a Pérez Montero a pedir explicaciones sobre la cartulina.

Se mostró participativo en ataque y sacrificado en defensa, haciendo las coberturas a Cristiano, moviéndose por dentro y por la izquierda, sus dos mejores zonas de influencia. Provocó la amarilla de Oier.

Y en la segunda mitad dejó su sello, como siempre, haciendo el segundo. Cristiano quería sentenciar y casi no le dejó celebrar su primer tanto en el Bernabéu. Le apremió a que volviera a su campo para buscar el tercero.

Se retiró lesionado
En un rechace que le cayó en la frontal, chutó y no pudo seguir. Rápidamente estiró la pierna, aquejado del gemelo derecho. Jesé se retiró cojeando por la banda del Bernabéu, entre una sonora ovación, y se fue directo al vestuario.

“Es un calambre muy fuerte, espero que se quede sólo en eso. Lo veremos con los médicos. Estoy muy contento con lo que estoy haciendo. Hay grandísimos jugadores y hay que currar. Pero, currando, poco a poco las cosas llegan. La ilusión y el sacrificio es lo principal y luego que me salgan esas cosas que tengo”, declaró.

Arbeloa le elogió: “Lo que está haciendo es brillante. Tiene que seguir así”. La noche se emborronó al final, pero este es el principio de una gran historia. La de Jesé en el Bernabéu.

About admin