honda japón

Japón y Senegal, las dos sorpresas del grupo H, nos regalan un partidazo (2-2) que les pone cerca de Octavos de Final

Redacción: Latribunamadridista.com

Tras la goleada de Inglaterra a Panamá (6-1), hubo tiempo para que Japón y Senegal nos regalasen un enorme partidazo, sin duda, son las dos sorpresas del grupo H y con las tablas en el marcador (2-2), tanto nipones como africanos están más cerca de Octavos, al menos depende de ellos, para estar en la siguiente ronda clasificatoria, los japoneses si empatan ante Polonia, la gran decepción, ya eliminada mientras que los senegales si hacen lo propio ante Colombia, resultado que además, dependiendo del average, podría clasificar de rebote, a Japón incluso perdiendo ante Japón ya que el average particular entre Japón y Colombia es para los nipones que ganaron (1-2) a los cafeteros.

Cábalas aparte que hay muchas y más en este grupo del revés, el grupo H, Senegal y Japón nos regalaron un partidazo y nos demostraron que no fue casualidad las dos sorpresas del debut, sus respectivas victorias, ambas por (1-2) ante Polonia y Colombia, respectivamente.

Físico senegalés contra desparpajo y también, gusto por el buen fútbol de los japoneses y es que el equipo de Nishino enamora en este mundial y jugadores como Shibasake, el cerebro de esta selección japonesa, el desborde y el atrevimiento de Inui que lo disfrutarán tras el verano en el ” Benito Villamarín” de Sevilla, nuestro ” Musho” Betis, la aportación de Osako, el 9 aunque no lo es de esta selección y sobre todo, la lectura de partido de Nishino sacando a los dos “pesos” pesados de este equipo, a la veteranía, Honda y Okazaki fueron argumentos más que válidos para que Japón hubiera podido ganar a Senegal aunque eso sí, logró empatar en dos ocasiones el marcador y comanda el grupo H, el de la locura, con 4 puntos y está a un punto de estar en unos merecidos Octavos de Final.

Y es que tanto Senegal como Japón son las mejores selecciones de África y Asia y eso se notó desde el principio. No iba a ser un partido soporífero y prueba de ello es que Senegal abrió la lata con un gol de Mané tras un error de los centrales japoneses y del portero Kawashima que erró en el despeje (1-0).

Sin embargo, el gol no cambió el estilo japonés, ofensivo y con rápida circulación de balón de un lado a otro buscando el desborde por bandas y los centros al corazón del área. Así, llegó el (1-1), lógicamente con la apertura del gran Shibasake que encontró en el lateral diestro Nagatomo al socio perfecto para que este a su vez, asistiese al corazón del área donde Inui hizo el (1-1), resultado que hacía justifica a un primer tiempo muy igualado algo que un mano a mano posterior de Niang que salvó el meta japonés, lo impidió.

Ya en la segunda parte, nuevamente golpeó Senegal curiosamente sin un “jugón” japonés sobre el césped, Kagawa que a los pocos instantes de ser substituido, Senegal empató, por medio de Wagué que en un remate al segundo palo fusiló a Kawashima e hizo el (2-1).

Con el marcador adverso, Japón buscó el marco enemigo y lo encontró nuevamente, esta vez, ya que con Honda en el césped y tras una buena jugada de Inui cuyo centro lo remachó a la red, el crack de la historia de Japón, el denominado ” Oliver Aton” de la realidad ( en referencia a los dibujos animados japoneses de Oliver y Benji ganando Japón, en dicha ficción, el mundial 2002 que organizaron junto a Corea del Sur).

 

 

About Jorge Gómez-Manzanilla