lozano méjico

Goleando se alegran, cielito lindo los corazones

Redacción: Ana Maria Ramírez Barajas.

Desde ayer se notaba en las calles de Moscú la presencia de México, inundando sus calles de fiesta y color; pero fue el día de hoy, el que pasará a la historia como el día en que México derrotó a Alemania en el mundial del 2018.

A la eterna pregunta de ¿cómo es posible, que entre 100 millones de mexicanos, no podemos encontrar a Once, que jueguen bien al foot ball?

Hoy le encontramos respuesta. Hoy podemos decir: ¡YA LOS ENCONTRAMOS!  y están haciendo un juego de categoría.

Un juego que ha puesto al vigente campeón del mundo y de la copa confederaciones, en serios  problemas haciéndoles pasar una vergüenza mundial; pues a pesar de su brillante trayectoria y experiencia, no fueron capaces de dominar el partido ni de demostrar superioridad en posesión del esférico así como tampoco de meter un solo gol.

El gloria llegó para México en el minuto 35′ de la primera parte, cuando hicieron esa jugada magistral en la que Guardado mira la posición de Javier Hernández, para mandarle el balón que éste recibe y se lo envía con una gran precisión al Chicharito; quien sin dudar ni por un segundo le da el pase a Hirving Lozano quien concreta la jugada marcando el primer gol del partido. Que se dice fácil, pero era de lo más difícil, pues estamos hablando del portero que ganó el guante de oro. ¿Marcar un gol que no haya podido parar Neuer?  ¡Increíble,  de verdad!

En este partido, México acababa de dar la sorpresa y se iban felices al descanso; mientras que Alemania ponía cara de desconcierto y gran malestar.

Que salieran al terreno de juego en el segundo tiempo, conectados al máximo y con ganas de comerse al mundo, era lo que se esperaba de los Germanos.

Yo no  sé si no se podían concentrar por la música de mariachi y las canciones mexicanas que entonaban en las gradas; por los colores verde, blanco y rojo que predominaban en el estadio, las máscaras de luchadores, penachos y sombreros que lucían los aficionados, o la belleza de las mexicanas que como la Adelita, fueron  para apoyar a sus hombres dispuestos a armar una verdadera revolución en suelo ruso.

No es que no lo hayan intentado, pero Ochoa el guardameta Mexicano, estaba más que atento para evitar los potentes disparos de un Toni Kroos que casi mete un gol por el ángulo superior derecho de la portería cuando el portero azteca lo desviaba al travezaño.  Y como ese, los Germanos hicieron otros ocho intentos para defenderse de lo que les parecía la peor pesadilla de su vida.

Conforme el tiempo se agotaba acercándose el final del partido, México cambió de estrategia replegándose a su zona muy atentos para repeler el ataque de Alemania, lo mismo que a dar el contraataque pudiendo marcar algún gol más, sin importarles que su rival tenía fama de tsunami.

Fueron valientes, disciplinados, denotaron una gran compenetración y concentración. Se sintieron muy apoyados y queridos en todo momento y así, poco a poco, llegaron hasta el final, como todos Unos Campeones y para demostrarlo, el seleccionador Juan Carlos Osorio en el minuto 74, decidió que tuviera presencia en el terreno de juego, el gran ídolo de México Rafa Márquez; convirtiéndose así en el tercer jugador que participa en cinco mundiales, igualando  a otro gran Mexicano llamado Antonio Carvajal y al jugador Alemán Lothar Matthäus.

Como pueden ver, hoy Domingo 17 de Junio del 2018 Rafa Márquez  hizo doble historia.

¡VIVA MÉXICO!

Les deseamos la mejor de las suertes, se lo merecen.

 

About Jorge Gómez-Manzanilla