Desde la tribuna: “Cuando el deporte se convierte en el banco del terror”

 Redacción: Latribunamadridista.com.

Ayer por tarde (hora española), la ciudad estadounidense de Boston volvió a sufrir la “oleada de la sinrazón”, la “oleada del terror”, once años y medio después de que Estados Unidos y en concreto, su ciudad de Nueva York, sufriera el mayor atentado de la humanidad con millones de muertos en dos aviones que se estrellaron intencionadamente contra las dos míticas y para siempre recordadas, Torres Gemelas, en el corazón de la ciudad, el Word Trace Center de Nueva York, la mayor sede bursátil del planeta.

Tras los cruentos atentados posteriores de Madrid (11-3-2004) y Londres (7-7-2005) por parte de la organización terrorista internacional, ” Al Kaeda” y la muerte de su líder, el conocido terrorista saudí, Osama Bin Laden, asesinados por los americanos en 2011, Al Kaeda no había vuelto a dar afortunadamente, ” señales de vida”, en su caso, debería decirse “señales de terror”, a excepción, de los atentados diarios en Bagdag y en ocasiones en Siria y Pakistán.

Sin embargo, ayer la ciudad de Boston, preciosa ciudad por cierto, y muy deportiva sufrió un nuevo “azote de locura”, de canallada y de sinrazón, por parte de unos fanáticos sin sentido que amparados en la religión buscan sembrar el terror y el miedo en una sociedad que a pesar de la crisis mundial y las grandes desigualdades sociales goza de libertad en la mayor parte de los países del mundo y se respeta el principio  fundamental de todo ser humano, el derecho a la vida.

Por desgracia, el deporte ha vuelto a ser usado por los terroristas, por los sin sentido, por los fanáticos, por los dictadores como blanco para hacer daño, para sacudir el terror e impregnarlo hasta sus más últimas consecuencias.

Dos muertos, uno de ellos una niña de tan sólo ocho años de edad, seis heridos críticos y decenas de heridos graves es el balance de otro sanguinario atentado de Al Kaeda que nuevamente aprovechó el deporte para hacer daño y sacudir el terror. D.E.P.

 

 

About Jorge Gómez-Manzanilla