clasico

Derrota por insistencia

Se preveía un partido como ha sido. Emoción, intensidad, ocasiones, polémica… Todos los ingredientes de un Madrid-Barça llevados a su máximo nivel. Cada uno desde su fútbol, uno de toque, pase, pase, pase, y encontrar espacios. El otro vertical, teniendo la portería rival como único fin, y que hay que llegar las máximas veces posibles.

El Real Madrid se adelantó por medio de una de sus mejores armas, el balón parado y esas segundas jugadas que son peligrosísimas. Casemiro recogió un balón en el área pequeña para marcar el 1-0. A partir de aquí el Barcelona le robó el cuero al Madrid y se hizo dueño del partido desde su fútbol. Y ahí el equipo blanco no ha sabido frenar a Messi, que ha monopolizado el ataque culé hasta el punto de dar la vuelta al marcador.

Con 1-2 en el luminoso, Sergio Ramos se confunde con estrépito al entrar con los dos pies por delante al 10 blaugrana en campo contrario, roja directa. Pero en este momento sale el Real Madrid de la garra, el que dice aquí estoy yo. Y así llega el gol de James, por insistencia. Y esa insistencia ha acabado por ser la más cruel. Con diez jugadores en el minuto 92, el hambre del Madrid por marcar el tercero le ha jugado una mala pasada, y en un contragolpe de libro, Messi marca el 2-3.

Con el debido respeto, el Real Madrid no ha merecido perder hoy, puede que tampoco ganar, pero perder en absoluto. La polémica primera jugada en el minuto 2 con un penalti no pitado de Umtiti a Ronaldo, que ha podido cambiar el devenir del partido. Porque es evidente que no se juega igual ganando que perdiendo. Puede que esa tarjeta amarilla a Casemiro no se la hubieran mostrado, puede, puede, puede…Hipótesis todas que ya no valen para nada. Lo único que vale es mirar con determinación al miércoles, a las 21:30, partido frente al Deportivo de la Coruña.

¡HALA MADRID Y NADA MÁS!

About admin