descarga

De sueños se vive… por @RadaRodriguez1

Redacción: Rada Rodríguez

 

En parte culpa de la Federación, que no determina sede fija meses antes, en el vestuario del Camp Nou parece haberse instalado un automatismo. Casi por inercia. En los últimos años, en el preciso instante en el que comienza la temporada, el principal objetivo del FC Barcelona suele estar articulado a visitar el Santiago Bernabéu. Ni la Champions League –que  falta haría en sus vitrinas- ni la Liga –que también-. Pretenden retratar al Real Madrid, como diría la caverna culé, y salen más que enmarcados por la indecencia redundante. El morbo que provocó la surrealista propuesta de los culés hace años se convierte en una fantochada común que añadir al argumentario blaugrana. Otro año más, y obviando su grave crisis institucional o la clasificación, lo verdaderamente importante para el club de los valors es que la sede de la final de la Copa del Rey sea en el feudo merengue. El favoritismo mediático del Barça le lleva a límites de solicitar una sede, cuando la sede es la que ha de ofrecerse. De traca.

  Esto se convierte en la pescadilla que se muerde la cola: que no, que no que no… La puerta, como le dice papá a su hijo, no se abre a desconocidos. La reliquia de Chamartín está curtida en el pundonor y la elegancia que desprende la elástica del mejor club de la historia y todo lo demás está de más. Es tierra de batalla para vencedores, para señores. Para los dueños del estadio. Para el Real Madrid y para sus socios. Por ente, quedan eximidos de triunfar en nuestro hogar aquellos que gozarían con la destrucción del campeón por antonomasia. Debe ser muy duro no poder disfrutar de un estadio tan bello día a día ni contemplar infinidad de los títulos que te ratifican como el mejor, pero la notoriedad sobre el tema ha llegado a su fin.

Baños, terrazas y obras para el discurso de Florentino Pérez. El madridismo no quiere ceder su estadio al Barça.  Joder, ¿es tan difícil? Quedan informados la afición culé, el presidente del Barça –que poco pinta en la estructura culé- y el vicepresidente de la Real Federación Española de Fútbol, Joan Gaspart, el cual debería lavarse la boca antes de mencionar el nombre de Santiago Bernabéu para ironizar sobre el Real Madrid y aupar a su club desde el sujeto al que representa.

About Jorge Gómez-Manzanilla