sr4

Crónica: El Real Madrid manda en la capital

Redacción: Rubén López

 

El Real Madrid se proclamó campeón de la Supercopa de España en un partido trepidante entre los dos equipos de la capital que se tuvo que decidir en la lotería de penaltis, donde el capitán madridista, Sergio Ramos con su último lanzamiento fue decisivo y de nuevo fue el verdugo de los rojiblancos.

El técnico francés, Zinedine Zidane alineó al mismo once (como predijimos en la previa) que en la semifinal que dio un repaso al Valencia con cinco centrocampistas, fue el formado por: Courtois; Carvajal, Ramos, Varane, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric, Valverde, Isco y Jovic,

El entrenador colchonero, Diego Pablo Simeone formó de inicio con los mismos jugadores que frente al Barcelona, salvo la presencia en el once de Giménez en lugar de Savic, fue el compuesto por: Oblak; Trippier, Felipe, Giménez, Lodi; Thomas, Saúl, Herrera, Correa; Joao Félix y Morata.

El partido comenzó con un dominio madridista con una buena ocasión en las botas de Casemiro con un disparo lejano, pero fue atajado por el meta rojiblanco sin problemas, como en él es habitual. Las ocasiones de los madridistas se iban acumulando y en el minuto 8 otro disparo lejano esta vez del croata Luka Modric tras una jugada ensayada desde la esquina fue detenido por Oblak con una parada complicada, ya que había muchos jugadores alrededor disminuyendo su visibilidad, sin embargo, no fue impedimento para el esloveno.

El encuentro iba por oleadas y después de estas dos ocasiones madridistas, el Atlético de Madrid se sentía mas cómodo sobre el verde con una presión alta que asfixiaba la salida desde atrás de los blancos, fruto de ello en el minuto 13 tras un fallo de Ramos, Joao Félix tuvo una oportunidad muy buena que con tiempo de sobra en el área mandó el balón muy desviado. Posteriormente, un error de Mendy debido a la presión de Correa en banda, robándole la cartera y en su cabalgada el balón se le marchó fuera ante Courtois. Además, en el minuto 19 Morata realizó un disparo lejano con mucha intención que se fue por poco del poste izquierdo.

Tras estas ocasiones iniciales, el partido entró en una fase más táctica, sin sobresaltos, en el que ambos equipos llegaban sin peligro al área rival, solamente un cabezazo de Isco a la salida de un córner que se le fue arriba. Más peligro llevó una gran jugada individual de Mendy en el 38 que ganó por potencia a Trippier con un autopase y ejecutó un disparo poco peligroso que atajó sin problemas Oblak. En el minuto 42 llegaría una buena oportunidad a balón parado que remató Casemiro libre de marca, pero su cabezazo se fue arriba en una de las ocasiones más claras del conjunto madridista. Con el resultado de 0-0 se llegaba al descanso, donde las oportunidades más claras las había firmado los hombres de Zidane.

La segunda parte comenzó con un Madrid mucho mejor que durante la primera mitad, con balones largos al espacio y no tanto al pie, prueba de ello son las dos ocasiones iniciales de Jovic ganando la espalda de la zaga colchonera que con una potencia escandalosa ganó en velocidad a todos, pero en la primera de ellas estuvo providencial Giménez, y en la segunda su disparo cruzado se fue lamiendo el poste.

El Madrid se armaba de paciencia ante un Atlético de Madrid muy replegado en la segunda parte, a merced de los de Zidane, lástima fue la ocasión errada por Fede Valverde en el 66 que con todo a favor a centro de Jovic, el uruguayo quiso rematar tan picado que su remate golpeó en su rodilla y se fue muy desviado con todo a favor. En el tramo final del choque, llegaría la mejor oportunidad de los del “Cholo” en las botas de Morata a un pase espectacular de Trippier, donde el jugador español realizó un remate muy blando que desvió a saque de esquina Courtois.

En el tramo final del choque, los dos conjuntos estuvieron más pendientes de no correr riesgos y que todo se tuviera que decidir en la prórroga, ya que un tanto en esos minutos sentenciaba la final. Sin embargo, en el minuto 91 Rodrygo tuvo una ocasión estupenda dentro del área para sentenciar la final, pero su disparo fue directo a las manos de Oblak. Los 90 minutos acabaron con una acción de pillería por parte de Thomas, ya que ejecutó un lanzamiento de falta que casi sorprende al portero madridista, pero estuvo muy atento para solventar la jugada. Con el lanzamiento de libre directo se llegaba al término de los 90 minutos con empate sin goles, y comenzaba la prórroga.

Durante los primeros 15 minutos extras, la única jugada destacable es una ocasión de Vitolo tras una descarga perfecta de Morata, donde el jugador canario en el uno contra uno frente a Courtois, el belga realizo una muy buena intervención desviando el balón a córner.

Los segundos 15 minutos de la prórroga estuvieron cargados de emoción, debido en primer lugar a una ocasión clarísima tras una chilena de Morata que obligó al portero blanco a realizar una parada maravillosa. Por parte madridista, en el minuto 110 Mariano tuvo una ocasión brillante para abrir la lata en el área, pero su disparo fue directo a las manos de Oblak que detuvo el balón en dos tiempos. La acción determinante del encuentro fue la expulsión a Valverde para cortar un contrataque, donde Morata se plantaba sólo en el uno contra uno, pero “el pajarito” realizó una entrada decisiva para abortar lo que hubiera sido el gol rojiblanco. Con 10 hombres al Madrid le tocó sufrir, sosteniéndose en un Courtois inconmensurable que realizó intervenciones de mucho mérito.

Finalmente, no hubo goles durante el tiempo extra y se llegaba al momento más tenso de todo el encuentro, la lotería de penaltis. En los lanzamientos desde los 11 metros, el Madrid consiguió renta muy pronto con los aciertos de Carvajal, Rodrygo y Modric tras los fallos iniciales de Saúl y Thomas, solamente anotando su turno el inglés Trippier. El lanzamiento decisivo fue materializado por Ramos, que él mismo levantaría el trofeo de la Supercopa al cielo de Jeddah.

Con este triunfo el Madrid empieza el 2020 de la mejor manera para afrontar con buenas sensaciones los próximos encuentros transcendentales, como la eliminatoria de Champions ante el City que hoy ha arrasado por 1-6 ante el Aston Villa con un hat-trick de Agüero, pero el Madrid vuelve a ser el que era, a pesar de las ausencias de Benzema, Hazard y Bale tres bajas muy importantes para Zidane.

¡¡Hala Madrid y nada más!!

About Jorge Gómez-Manzanilla